Loado seas, mi Señor, por nuestra hermana la madre tierra,

Queremos compartir este material para que puedas celebrar en Fraternidad o en tu oración personal la maravillosa obra creada por Dios, nuestra «hermana Madre Tierra».

Celebración del Día de la “hermana Madre Tierra”

Monición:
“El Universo existe desde hace ya 13,7 mil millones de años, desde que ocurrió el big bang. La Tierra, hace 4,4 mil millones. La Vida, hace 3,8 mil millones. El ser humano hace 7-8 millones. Nosotros, el homo sapiens/demens actual, hace 100 mil años” L Boff (3-27-2020).

Invocación inicial:
“Alabado seas, mi Señor, por nuestra hermana la madre tierra, la cual nos sustenta y gobierna, y produce diversos frutos con coloridas flores y hierba”. Francisco de Asís.

Reflexión introductoria:
“La Tierra y sus ecosistemas son nuestro hogar. Para alcanzar un justo equilibrio entre las necesidades económicas, sociales y ambientales de las generaciones presentes y futuras, es necesario promover la armonía con la naturaleza y el planeta.

La Asamblea General de las Naciones Unidas, reconociendo que «Madre Tierra» es una expresión común utilizada para referirse al planeta en diversos países y regiones, lo que demuestra la interdependencia existente entre los seres humanos, las demás especies vivas y el globo terráqueo, y observando que en numerosos países ya se celebraba anualmente el Día de la Tierra, decidió designar el 22 de abril Día Internacional de la Madre Tierra, aprobada en 2009” ONU.

Reconocernos delante de la Tierra:
“El 29 de julio de 2019 se alcanzó el Día de la Sobrecarga de la Tierra (el Earth Overshoot Day). Significa que, en esta fecha, se han consumido todos los recursos naturales disponibles para ese año. A partir de ese día, dentro de la contabilidad del año en curso, la Tierra entra en números rojos…” L Boff (22-02-2020).

Dice San Francisco: “porque cuanto es el hombre y la mujer delante de Dios, tanto es y no más” Adm 19.

Canto: Tierra.

Reflexión:
“olvidando que somos esa porción de la Tierra misma, comenzamos a saquear sus riquezas en el suelo, en el subsuelo, en el aire, en el mar, y en todos los niveles. Buscábamos realizar un arriesgado proyecto de acumular lo más posible bienes materiales para el disfrute humano –en realidad para el de un pequeño sector poderoso y ya rico de la humanidad–. El desarrollo de la ciencia y de la técnica de hecho se ha orientado de cara a ese propósito. Pero, atacando a la Tierra, nos atacamos a nosotros mismos, que somos Tierra pensante.” L Boff (3-27-2020).

Oración: cántico de las criaturas

Altísimo, omnipotente, buen Señor, tuyas son las alabanzas, la gloria y el honor y toda bendición.
A ti solo, Altísimo, corresponden,  y ningún hombre es digno de hacer de ti mención.

Loado seas, mi Señor, con todas tus criaturas,  especialmente el señor hermano sol, 
el cual es día, y por el cual nos alumbras, y él es bello y radiante con gran esplendor,  de ti, Altísimo, lleva significación.

Loado seas, mi Señor, por la hermana luna y las estrellas, 
en el cielo las has formado luminosas y preciosas y bellas.

Loado seas, mi Señor, por el hermano viento,  y por el aire y el nublado y el sereno y todo tiempo, 
por el cual a tus criaturas das sustento.

Loado seas, mi Señor, por la hermana agua, 
la cual es muy útil y humilde y preciosa y casta.

Loado seas, mi Señor, por el hermano fuego,
por el cual alumbras la noche,  y él es bello y alegre y robusto y fuerte.

Loado seas, mi Señor, por nuestra hermana la madre tierra, 
la cual nos sustenta y gobierna,  y produce diversos frutos con coloridas flores y hierba.

Loado seas, mi Señor, por aquellos que perdonan por tu amor,  y soportan enfermedad y tribulación.
Bienaventurados aquellos que las soporten en paz,  porque por ti, Altísimo, coronados serán.

Loado seas, mi Señor, por nuestra hermana la muerte corporal, 
de la cual ningún hombre viviente puede escapar.
¡Ay de aquellos que mueran en pecado mortal!

Bienaventurados aquellos a quienes encuentre en tu santísima voluntad, 
porque la muerte segunda no les hará mal.

Load y bendecid a mi Señor,  y dadle gracias y servidle con gran humildad.

Reflexión:
“las sabias palabras del cacique Seattle en 1856: “De una cosa estamos seguros: la Tierra no pertenece al hombre. Es el hombre quien pertenece a la Tierra. Todas las cosas están interligadas como la sangre que une a una familia; todo está relacionado entre sí. Lo que hiere a la Tierra hiere también a los hijos e hijas de la Tierra. No fue el hombre quien tejió la trama de la vida: él es meramente un hilo de la misma. Todo lo que haga a la trama, se lo hará a sí mismo”. Es decir, hay una íntima conexión entre la Tierra y el ser humano. Si agredimos a la Tierra, nos agredimos también a nosotros mismos y viceversa” L Boff (2020-03-17).

Canto: Madre tierra.

Evangelio: Mt 6,24-34.

Reflexión:
“Apoyo la tesis de que esta pandemia no puede combatirse sólo por medios económicos y sanitarios –que siempre serán indispensables–. Lo que nos exige es cambiar el tipo de reacción que tenemos con la naturaleza y la Tierra. Si, después de que la crisis ha pasado y no hacemos los cambios necesarios, la próxima vez, puede ser que sea la última, ya que nos convertimos en enemigos de la Tierra, y puede que ya no nos quiera aquí.” L Bof (21-3-2020).

Oración:

Alabado seas Señor Jesús, por encarnarte en nuestra historia y humanidad,
Por siempre seas alabado.

Alabado Padre y Madre que creaste la hermana Madre Tierra con todos los vivientes
Por siempre seas alabado.

Alabado seas buen Dios, por la biodiversidad con todos sus colores y formas,
Por siempre seas alabado.

Alabado seas Dios Creador, por cada ecosistema que es la pequeña casa común
Por siempre seas alabado.

Alabado seas Espíritu por cada gota de agua que existe en la Madre Tierra,
Por siempre seas alabado.

Alabada la Trinidad que se refleja en cada criatura trasparentando el amor con que fue creada,
junto con el hombre y la mujer hecho a imagen y semejanza de la Trinidad
Por siempre seas alabado.

Reflexión:
“hemos despertado asustados y perplejos: esta porción de la Tierra que somos nosotros, puede desaparecer. En otras palabras, la Tierra misma se defiende contra su propia parte rebelada y enferma” L Boff. (21-3-2020)

Oración:

¡Oh Yahveh, Señor nuestro, qué glorioso tu nombre por toda la tierra! Tú que exaltaste tu majestad sobre los cielos, en boca de los niños, los que aún maman, dispones baluarte frente a tus adversarios, para acabar con enemigos y rebeldes.
Al ver tu cielo, hechura de tus dedos, la luna y las estrellas, que fijaste tú, ¿qué es el hombre para que de él te acuerdes, el hijo de Adán para que de él te cuides?
Apenas inferior a un dios le hiciste, coronándole de gloria y de esplendor; le hiciste señor de las obras de tus manos, todo fue puesto por ti bajo sus pies: ovejas y bueyes, todos juntos, y aun las bestias del campo, y las aves del cielo, y los peces del mar, que surcan las sendas de las aguas.
¡Oh Yahveh, Señor nuestro, qué glorioso tu nombre por toda la tierra! 

Oración:

Omnipotente, Altísimo y Buen Dios, tuyas son todas las criaturas, el agua y la Tierra, en ellas te alabamos, en ellas te encontramos como sumo bien, y en ellas tenemos vida en abundancia; por eso te alabamos Trinidad que en el Padre Creador, con el Hijo liberador y el Espíritu dador de vida nos acompañas en esta historia con fidelidad y misericordia

Canto: tiempo de amar.

René Arturo Flores, OFM

Un comentario en «Loado seas, mi Señor, por nuestra hermana la madre tierra,»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *