Todos como hermanos, llamados a un camino integral…

Semana Laudato Si – 16 al 25 de Mayo 2021 – Día 2

«La tierra está herida, necesitamos una conversión ecológica». Esta frase es mucho más que una llamada para cambiar las cosas y actuar para proteger y salvaguardar la creación. Es el punto de partida y de llegada de la encíclica del Papa Francisco Laudato sí.. En la encíclica, el Papa vincula la protección del medio ambiente con la justicia para los pobres y la necesidad de una inversión de marcha en una economía que sólo busca el beneficio.

No hay salida a la situación actual en la que se encuentra la creación si la humanidad no es consciente de la necesidad de cambiar sus estilos de vida. Pero también cómo producir y consumir.

Es noticia diaria la necesidad de un cambio radical en el comportamiento humano, para que la casa común sea cada vez más respetada y protegida. La emergencia sanitaria del Covid-19 también exige una «conversión ecológica», un mayor recurso a la solidaridad y la fraternidad que evite verter en la creación las opciones egoístas no sólo de los individuos sino de entidades estatales enteras.

No hay duda de que, como el Papa Francisco escribe en la encíclica, el desafío ambiental es indisoluble del educativo. La persona debe aprender desde los primeros años de vida a crecer en la conciencia de sus responsabilidades.

Esto significa que el actuar debe ser sostenible desde el punto de vista ecológico y solidario comenzando por la familia. Es indispensable una «ciudadanía ecológica», en la que los miembros del núcleo familiar, pero también de los que caracterizan a la sociedad, tiendan a cuidar de la creación a través de pequeñas acciones cotidianas que se transformen en un estilo de vida.

… Siguiendo precisamente el espíritu de la encíclica, es necesario promover una verdadera y propia «espiritualidad ecológica», basada en el seguimiento de Jesucristo, del que Francisco de Asís fue testigo vivo.

De hecho, como escribe el Pontífice, la vocación «de ser custodios de la obra de Dios es una parte esencial de una existencia virtuosa».

Si es una vocación, no puede ser una elección opcional o un aspecto secundario de nuestra relación con Dios y nuestro prójimo, sino que debe influir en nuestras acciones y en la forma en que enfrentamos los desafíos diarios que la vida nos plantea. Lo que se ha hecho a nivel personal debe también traducirse a nivel institucional para condicionar la actividad en un sentido ecológico.

S.E. Mons. Fernando Vérgez Alzaga 18-06-2020

Un comentario en «Todos como hermanos, llamados a un camino integral…»

  • el mayo 18, 2021 a las 9:35 am
    Enlace permanente

    «Sabemos que las cosas pueden cambiar». si el capitán de mi vida me hubiera escuchado decir esto o pensarlo me hubiera mirado intensamente con decepción y dolor, cuando El expulsión a los mercaderes del Templo El no dijo:»Sabemos que las cosas pueden cambiar» ,actuó. hoy existe una iglesia donde solo es importante la individualidad y el intento de persecución del pecado en nuestro interior y no miráramos a nuestros hermanos .A lo mejor descubrimos a Cristo en una cruz, le diríamos también «Sabemos que las cosas pueden cambiar»

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *