El regalo del Espíritu que se mueve en la creación y en mi vida

El Espíritu de la Verdad, el Paráclito, es la promesa principal de Jesús (Jn 14-16). Desde que Jesús Resucitó, él sigue presente en este mundo, acompañando el caminar de los discípulos y las discípulas. Jesús resucitado y el Espíritu están presente en nuestras vidas e historias actuando en unidad como Padre, Hijo y Espíritu. Veamos algunas características del Espíritu, o sus dones a la comunidad.

El Espíritu junto con el Padre son creadores de este mundo, y nos impulsan a ser parte de esta creación, integrándonos como guardianes y administradores de los bienes de la creación. Tanto las criaturas como los humanos fuimos hechos con el mismo amor y Espíritu dador de vida (Gn 1-2). Es el mismo Espíritu que hace posible que todo vuelva a tener vida (Ez 37).

El Espíritu que impulso a Jesús al desierto (Mc 1,12), lo hizo reconocer y aceptar su humilde condición frágil y débil, al mismo tiempo, experimentarse amado y acompañado por ese mismo Espíritu. Este es un don en el camino de la vida, el Espíritu está presente siempre que nos toca vivir el desierto y experimentar la fragilidad.

Otro don del Espíritu, es que unge al que lo recibe, como los profetas que se dejaron arrebatar por el Espíritu, así, Jesús es ungido, por un Espíritu que lo impulsa a liberar a los cautivos, a sanar y llevar buenas noticias (Mc 1,11; Lc 4,16). Es el don que unge y envía.

El Espíritu es el que llevó a Jesús a sanar a tantos enfermos, actuando con compasión y misericordia, con la ternura del Padre que restaura la vida (Mt 4,24-25).

Es el Espíritu, que llevó a Jesús a darle vuelta al orden establecido por la religión, tradición y leyes del judaísmo (Mc 3,1-6). Un Espíritu que opta por la salvar vidas. Que busca proteger al indefenso y a la mujer del sistema patriarcal asesina (Jn 8).

El Espíritu nos impulsa a tener los mismos sentimientos de Cristo, como es la humildad y la mansedumbre (Mt 11; Filp 2).

El Espíritu que hace actuar en libertad, con audacia, radicalidad y generosidad por el reino de Dios (Mc 1-8). Es el Espíritu que impulsa a anunciar la Buena Noticia del Reino.

El Espíritu que nos hace nacer de nuevo, retomar desde lo más hondo nuestra existencia y ponerla en su presencia donde el Espíritu hace nuevas todas las realidades (Jn 3). Nacer del Espíritu, es un camino y aprendizaje, es ir cambiando la mentalidad machista, racistas, homofóbica, misógina, clerical, hipócrita y puritana. Es el Espíritu que hace nueva todas las realidades.

Es el Espíritu que nos hace ser y experimentar la libertad de los hijos e hijas de Dios. Ser libres para vivir en la libertad con toda la creación (Rom 8,14-17.19-39; Gal 4).

Un Espíritu que da dones a la comunidad y la Iglesia, dones que se hacen ministerios en la comunidad; la diversidad de dones y ministerios son parte del Cuerpo de Cristo, que es la Iglesia (1Cor 12; Ef 4,1-14). El Espíritu se hace presente en la comunidad.

Las bienaventuranzas (Mt 5,1-12; Lc 6), se viven si nos dejamos conducir por el Espíritu, si nos dejamos arrebatar por él, aun en contracorriente del sistema social, político y económico impuesto. El Espíritu nos impulsa a tener hambre y sed de justicia, ser artesano de la paz y actuar con un corazón noble (limpio).

El Espíritu es el caminante que nos acompaña, y está presente respetando nuestra libertad. Es el Espíritu que nos conduce a que seamos UNO con el Padre, el Hijo y el mismo Espíritu. Ser UNO es el principal deseo de Jesús, es quedarnos en su amor y vivir desde su amor. Sin el Espíritu, es difícil caminar por la vida con esperanza, bondad y gratitud, experimentándonos en la libertad de los hijos e hijas de Dios.

René Arturo Flores. ofm

2 comentarios en «El regalo del Espíritu que se mueve en la creación y en mi vida»

  • el mayo 24, 2021 a las 9:37 am
    Enlace permanente

    Este artículo esta cargado de ideología progresista que poco o nada concuerda con la fé católica, paso a explicar:
    – “Tanto las criaturas como los humanos fuimos hechos con el mismo amor”. Dios creo al hombre a su imagen y semejanza (Gn 1,26-27), es la única criatura creada inspirado en su propia imagen, ninguna otra criatura es creada semejante a El. Además, luego que Dios crea la luz, las aguas y todas las criaturas dijo que era bueno (Gn 1,12.25) pero cuando crea al hombre, mujer y varón vio Dios que era MUY bueno (Gn 1,31). Dios coloca al hombre en una posición privilegiada sobre toda la naturaleza. (CIC 355); es la única criatura en la tierra que Dios ha amado por si misma (GS 24,3). Dios le ofrece al hombre toda la creación, es el ser más precioso a los ojos de Dios que la creación entera (CIC 358)
    – “Que busca proteger al indefenso y a la mujer del sistema patriarcal asesina (Jn 8)”. Jesús no vino a abolir la ley sino a cumplirla (Mt 5,17) Es ridículo tomar de ejemplo a la mujer que Jesús evito fuera apedreada y que perdona y además da instrucciones de no seguir pecando, con un aparente sistema patriarcal y además asesino. El concepto de patriarcado ha sufrido cambios a lo largo de los siglos de manos de las feministas, mejor estudie un poco más esto antes sobre esto y no olvide el papel protagónico que tiene la mujer en la historia de la salvación.
    – “Nacer del Espíritu, es un camino y aprendizaje, es ir cambiando la mentalidad machista, racistas, homofóbica, misógina, clerical, hipócrita y puritana”. ¿Solo estos cambios son buenos? ¿Solo esos cambios son los que trae el Espíritu Santo? ¿Cómo le suena que el Espíritu Santo cambie la mentalidad feminista, heterofóbica (tengo el mismo derecho que usted a inventar fobias), misandria, filoginia y libertinaje? ¿No estará usted siendo un poco “hipócrita” al querer cambiar que usted considera malo y no querer cambiar al otro extremo también malo? Lo invito a intentar abstraerse de toda ideología para realmente llegar al fondo de la Verdad (con V mayúscula)
    – “discípulos y las discípulas”; “hijos e hijas”. No es necesario redundar, en el idioma español la palabra discípulos o hijos incluye también a las mujeres, como bien aclara la RAE: ya cumple esa función como término no marcado de la oposición de género. Reitero el llamado que hace esa institución a no lesionar el idioma, mantener su belleza y sobre todo su economía

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *