Fray Cosme mártir salvadoreño

Fr Cosme Spessotto, el norte de Italia te vio nacer; hermano franciscano, sacerdote y misionero, uniste tu sangre con la sangre derramada de otros mártires salvadoreños.

Fr Cosme, tus sandalias caminaron por China, luego, llegaste por estas tierras salvadoreñas en 1950; llegaste a los Nonualcos, con la sencillez y prontitud evangelizadora de un misionero franciscano.

Fr Cosme, tu acción pastoral fue marcada por la escucha, cercanía y solidaridad con los empobrecidos de la comunidad parroquial.

Fr Cosme, en tu accionar evangelizador, siempre estuvo pronto a los servicios sacramentales, en la visita a enfermos y la reconciliación, en celebrar la eucaristía con la comunidad campesina.

Fr Cosme, fuiste constructor, en ese mismo espíritu franciscano: “reconstruye mi Iglesia que está en ruinas”. Siendo siempre tu prioridad, la vida humana, la vida del pobre.

Fr Cosme, tu sensibilidad te llevó a enterrar a los cuerpos dejados por los enfrentamientos armados o por los paramilitares. Los enterrabas con compasión y denuncia profética.

Fr Cosme, fuiste acusado de “subversivo y comunista”, una difamación promovida por los grupos de ultraderecha y paramilitares.

Fr Cosme, confrontaste y denunciaste a las autoridades militares de Zacatecoluca por las masacres que realizaban.

Fr Cosme, unos sicarios te asesinaron cuando orabas en la capilla del templo, aquel 14 de junio de 1980. Tu sangre se quedó allí donde celebrabas la eucaristía.

Fr Cosme, intuías que te asesinarían, por eso dejaste un testamento, donde expresaste: “desde ahora yo perdono y pido al Señor por la conversión de los autores de mi muerte”.

Fr Cosme, corriste la suerte de las víctimas, de los crucificados por las fuerzas represivas gubernamentales y los escuadrones de la muerte.

Fr Cosme, mártir por amor a los empobrecidos y campesinos, hoy te celebramos con gratitud y esperanza. La institución de la Iglesia católica te reconoce como “Beato”, el pueblo de san Juan Nonualco como SANTO, PASTOR y MARTIR.

René Arturo Flores, OFM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *