San Pedro y San Pablo, seducidos por el Espíritu…

San Pedro y san Pablo, dos humanos que en su libertad, torpeza y bondad se dejaron llevar por el Espíritu Trinitario.
San Pedro y san Pablo, dos humanos marcados por su cultura, conocimientos y sentimientos habitados.
San Pedro y san Pablo, dos humanos que se encontraron con el amor transformador de Jesús, el crucificado y resucitado.

San Pedro y san Pablo, dos humanos que iniciaron este nuevo tiempo del Espíritu de Jesús, del Reino que inicia con los pobres.

San Pedro y san Pablo, dos humanos discípulos de Jesús, fundadores de las primeras comunidades cristianas, del inicio de la Iglesia: Cuerpo de Cristo.


San Pedro y san Pablo, constituyeron comunidades basadas en la igualdad bautismal, el encuentro eucarístico, el servicio ministerial y la solidaridad con los más frágiles y empobrecidos.

San Pedro y san Pablo, humanos seducidos por el Espíritu que los hizo actuar con osadía, creatividad y humildad en el anuncio de la Buena Nueva del Reino.


San Pedro y san Pablo, hoy continua su misión el papa Francisco, que se ha dejado llevar por el Espíritu que lo conduce a defender y cuida al frágil, al pobre y a toda la creación.
San Pedro y san Pablo, dos humanidades, dos modelos teológicos y dos maneras de ser discípulos de Jesús, siendo UNO en Cristo.
San Pedro y san Pablo, hoy están en la memoria de la Iglesia como hermanos, mártires y pastores del pueblo de Dios.

René Arturo Flores, OFM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *