Haití, eres grito de libertad en Latinoamérica

El terremoto destruyó miles de residencias, oficinas, iglesias y otras construcciones. Y la devastación podría empeorar con la llegada de la depresión tropical Grace, la cual se presume tocará tierra el lunes por la noche, con la posibilidad de generar fuertes vientos, aguaceros, deslaves e inundaciones.

Gran parte de la ciudad de Les Cayes de 100.000 habitantes, así como otras poblaciones en la península del suroeste de Haití, han quedado reducidas a escombros.

Muchos de los habitantes de estas ciudades se encuentran sin un techo en el que buscar cobijo, después de que más de 13.694 viviendas quedaran destruidas y 13,585 sufrieran daños en la zona.

A esta hora del lunes, el número de muertos a causa del terremoto que remeció a Haití durante el fin de semana subió a 1.419, mientras que la cifra de lesionados llegó a 6.000 personas, informó la Agencia de Protección Civil del país.

Frente a tanta desolación, el aeropuerto de Les Cayes quedó intacto, lo que está permitiendo que se lleve a cabo el envío de suministros médicos y de la ayuda humanitaria que ha sido donada por países extranjeros, que comenzó a llegar.

Hoy, las máquinas excavadoras se afanaban en retirar escombros de edificios derrumbados, para buscar supervivientes, mientras que en otros puntos de la región, las máquinas trabajaban en desbloquear varias carreteras, que han sido afectadas por derrumbes de tierras.

En los párrafos siguientes queremos compartir una reflexión de nuestro Hermano René Arturo Flores, OFM quien nos presenta “Haití”, como gesto concreto de cercanía, presencia y hermandad hacia este pueblo latinoamericano; junto al que caminamos día a día llevándolo presente en nuestras oraciones y acciones sobre todo con aquellos que más lo necesitan, sufren, están desplazados o son afectados.

HAITÍ

Haití eres grito libertario en América Latina, eres pueblo rebelde y sometido;
Haití, eres tierra de terremotos y tránsito de huracanes;
la naturaleza te acaricia y el capitalismo te despoja.

La naturaleza te golpea de nuevo con un terremoto,
tus hijos quedan heridos, desalados y muertos.

Eres pueblo empobrecido por los corruptos y empresarios.

Haití, pueblo de invasiones y colonizaciones,
de despojo, de experimentos y sometimiento político;
pueblo de lágrimas, sonrisas, baile y canto,
que vive el día a día con intensidad y alegría;

Haití, memoria de caudillos, dictadores, explotadores y políticos corruptos;
eres un pueblo de resistencia, resiliente y revoltoso.

Eres rostro de hombres y mujeres, niños y niñas,
juventud que busca su lugar en la vida,
su canto y baile en estas tierras rodeada de mar azul;

Haití, rostro de mujer
¿Dónde estás mujer provocando cambios y transformaciones sociales?
¿Dónde estás mujer haitiana?

Haití, tu canto y tambor siguen sonando en los corazones y almas,
en un solo colectivo movido por el Espíritu.

Eres isla dividida por la lengua, el capital y el racismo histórico.

Hoy encendemos una vela, unidos los pueblos,
y queremos que llegue nuestra solidaridad acompañada de esperanza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *