UNA PROPUESTA EVANGÉLICA NOVEDOSA – Parte III

CLARA Y SUS HERMANAS MENORES, EN UNA IGLESIA MONACAL, PATRIARCAL Y ENREJADA

René Arturo Flores, OFM
ESEF. Madrid. 2018

Proceso de vocacional de Clara

La vida de Clara como joven noble, fue el primer espacio donde inicio la vivencia de fe a Jesús pobre y crucificado, en un despojo personal, en una virginidad unida a Cristo y a los pobres, en solidaridad fraterna. Todas las decisiones de Clara fueron llevándola a buscar ese modelo alternativo de entrega a Jesús, en desposorio con el Cristo pobre y los pobres, a la renuncia de su estatus social y económico de la aristocracia, y la vida cristiana como noble. Un modelo que lo encontraba como una luz, en el movimiento de Francisco y esos hermanos que buscaban una vida evangélica, sin propio, entregados a los otros y como menores de toda criatura.

A sus 18 años Clara estaba decidida a dejar la casa, haciendo una ruptura con su modo de vivir “en el siglo”, entrando en conflicto con los parientes, distanciándose de ser una mujer noble que es dependiente del clan de los hombres nobles.

Ese domingo de ramos por la noche (1211), será todo un momento difícil, de libertad y fuerza que solo el Espíritu la pudo dar, desde mover la puerta pesada que no estaba en uso. En todo el trasfondo de Clara, seguro está los coloquios con Francisco y sus hermanos, junto con todo el camino evangélico que esos jóvenes habían iniciado como forma de seguir a Jesús pobre entre los pobres (LCl 5).

Sale de casa aquella joven noble, buscando la libertad que ya cantaba con alegría, sin dejar de seguro de temblar de sentir inseguridad, mientras se encontraba con los hermanos y Francisco que la acompañaron hasta la porciumcula, donde se realizó la consagración de Clara, con el rito de cortar el cabello: fue una celebración hecha por un laico a una laica. Luego por la seguridad, los hermanos la llevan al monasterio de las benedictinas, san Pablo de las Abadesas, el cual tenía protección del obispo, varios privilegios (el de ser asilo) y seguridad en muros. Esto no quitará el conflicto que tendrá Clara con su familia, por haber renunciado a la dote matrimonial y haberlo vendido dándoselo a los pobres, por fugarse e ir a una vida de sirvienta del monasterio, y no de monja. Los testimonios si hablan de un encuentro violento de los varones familiares en el monasterio, por querer llevarse de nuevo a Clara (LCl 9). En medio de toda esta situación violenta y conflictiva con la familia, Clara hace una fuerte resistencia, y la realiza sola, ya que no aparece ni Francisco (que estaba posiblemente de viaje), ni el obispo protector del monasterio.

Después de un tiempo de estar en el monasterio, Clara se va a la comunidad de santo Angelo de Paso, en búsqueda de lo que en ella se movía para algo diferente y cercano al evangelio. Allí moraban mujeres penitentes (beguinas) que vivían en oración y comunidad, en pobreza y sirviendo a los pobres. Luego de unos años, este se convertirá en monasterio importante. En este lugar se le unió su hermana Inés. Allí llegan los familiares con toda violencia y fuerza, a llevarse a la segunda joven de los Favarone; dicen que Clara oro, que se fue poniendo pesado el cuerpo de su hermana que no se lo pudieron llevar su tío y doce hombres más (LCl 25). De igual manera, Francisco realiza el rito del corte de cabello a Catalina, que luego se llamará Inés (LCl 26). En un tiempo esta nueva comunidad religiosa femenina (las hermanas), buscará otro lugar, posible en discernimiento con Francisco, pero con una fuerte decisión de Clara e Inés, las cuales se pasan a vivir a aquella pequeña iglesita de campo, San Damián. Aquí inicia una nueva forma de vida, donde comienzan a recibir a hermanas como parte de esta nueva comunidad evangélica.

BIBLIOGRAFIA

HERRANZ J., GARRIDO J., GUERRA J.A, los Escritos de Francisco y Clara de Asís. Textos y apuntes de lectura, Oñati, 2001.
KUSTER N., KREIRDLER-KOS M., ROTTGER A., Clara de Asís. Amiga de la soledad, hermana de la ciudad, Barcelona, 2008.
BARTOLI M., Clara de Asís, Oñati, 1992.
MARTINEZ F.F., Clara de Asís. Comentario teológico de su Testamento, Oñati, 2015.
OMAECHEVRRIA I., Escritos de Santa Clara y documentos complementarios, Madrid, 2004.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.