¿Cómo van a creer los fieles en el purgatorio?

¿Cómo van a creer los fieles en el purgatorio?

¿Cómo van a creer los fieles en el purgatorio, si los pastores no creen en él? El Papa, hoy, al visitar el cementerio militar francés de Roma, ante la tumba de soldados muertos en combate, ha afirmado:

Estoy seguro de que todos ellos están con el Señor. Pero nosotros, ¿estamos en camino? ¿Luchamos lo suficiente para que no haya guerras?”

Si el mismo Papa, ¡en el día de los Fieles Difuntos!, afirma de un gran grupo de difuntos a los que no conoce de nada, que está “seguro” de que están ya en el cielo, ¿Cómo van a creer los fieles en el purgatorio? ¿O en el infierno? Y no es un problema del Papa en particular. No hace mucho, hablamos de un obispo que daba a entender lo mismo. En toda mi vida, puedo contar con los dedos de una mano las veces en que he oído mencionar el purgatorio en una homilía. Y me sobran dedos. En cambio, en multitud de ocasiones he oído a sacerdotes dar por supuesto que los difuntos están todos en el cielo.

 

Algo similar, mutatis mutandis, podríamos decir de otras muchas partes de la fe y la moral de la Iglesia que no están de moda, desde la indisolubilidad del matrimonio a la existencia de los ángeles, desde la inmoralidad de los anticonceptivos al descenso a los infiernos, la resurrección de la carne, el juicio particular o incluso la misma existencia de Dios. O bien se niegan directamente o bien, y esto es casi peor, se da por supuesto que ya nadie cree en ellas, que son cosas de otra época o que se pueden conservar en el plano teórico pero en la práctica hay que vivir prescindiendo de ellas.

La crisis de la Iglesia tiene muchas causas, pero la incredulidad de los clérigos es fundamental y, de hecho, fue el desencadenante de la crisis en la época posconciliar. ¿Cómo pueden creer los fieles, viendo que tienen a su alrededor sacerdotes, obispos y religiosos que claramente no creen, porque así lo muestran en todo lo que hacen y dicen? Muchos fieles han sacado la conclusión humanamente más lógica y han ido dejando de creer. A fin de cuentas, si los “expertos” no creen, por algo será, no hay que ser más papistas que el papa y todo eso.

En cambio, los que conservan la fe lo hacen de forma extraordinaria, agarrándose contra viento y marea a lo que les enseñaron de niños, refugiándose en grupos físicos o virtuales empeñados en mantener la fe católica, o buscando entre la multitud, como Diógenes, a algún sacerdote u obispo que crean de verdad y les confirmen en la fe, prescindiendo de lo que piensen otros clérigos incrédulos. Digo que es de forma extraordinaria porque esta situación no se puede mantener mucho tiempo. Los fieles tenemos derecho a poder fiarnos de la Iglesia, sin tener que estar distinguiendo si lo que dice este cura o aquel obispo es conforme a la fe católica o no. ¿Qué padre de entre vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra?

Antes o después, Dios tomará cartas en el asunto y nos dará la medicina que necesitamos. Y, como suele suceder con las medicinas, no será agradable. Quizá sea una guerra o una persecución grande, que históricamente han clarificado mucho las cosas (porque nadie va voluntariamente a la muerte por cosas en las que en realidad no cree). O quizá todavía pueda sanarse el árbol sin una poda tan fuerte y surja una generación de santos que renueve la Iglesia. Dios sabrá. Mientras tanto, recemos por el Papa, los obispos y sacerdotes, recemos por nuestra propia conversión y, hoy más que nunca, recemos por los fieles difuntos.

Dales, Señor, el descanso eterno y brille para ellos la luz perpetua.

Fuente: Bruno Moreno de infocatolica.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *