Sean hombres y mujeres de esperanza

Esta mañana, en el Palacio Apostólico Vaticano, el Santo Padre Francisco recibió en audiencia a los participantes en el Capítulo General de la Orden Franciscana Seglar, a quienes dirigió las siguientes palabras:

Discurso del Santo Padre

Queridos hermanos y hermanas de la Orden Franciscana Seglar, ¡buenos días!

Os saludo con las palabras que san Francisco dirigió a los que encontró en el camino: “¡El Señor te dé la paz!”. Me alegra daros la bienvenida con ocasión de vuestro Capítulo general. En este contexto, quisiera recordar algunos elementos propios de su vocación y misión.

Tu vocación nace de la llamada universal a la santidad. El Catecismo de la Iglesia Católica nos recuerda que “los laicos comparten el sacerdocio de Cristo: cada vez más unidos a Él, exhiben la gracia del Bautismo y la Confirmación en todas las dimensiones de su vida personal, familiar, social y eclesial, y cumplen la llamada a la santidad. dirigido a todos los bautizados ”.

El proceso de conversión es así: Dios toma la iniciativa: “El Señor me dio para comenzar a hacer penitencia”. Dios lleva al penitente a lugares donde nunca hubiera querido ir: “Dios me llevó entre ellos, los leprosos”. El penitente responde aceptando ponerse al servicio de los demás y usando la misericordia con ellos. Y el resultado es la felicidad: “Lo que me había parecido amargo se transformó en dulzura de mente y cuerpo”. Exactamente el camino de conversión de Francisco.

Esto, queridos hermanos y hermanas, es lo que les exhorto a lograr en sus vidas y en su misión. Y, por favor, no confundamos “hacer penitencia” con “obras de penitencia”. Estos – ayuno, limosna, mortificación – son consecuencias de la decisión de abrir el corazón a Dios. ¡Abre tu corazón a Dios! Abrir el corazón a Cristo, viviendo en medio de la gente corriente, al estilo de San Francisco. Así como Francisco fue un «espejo de Cristo», así también ustedes pueden convertirse en «espejos de Cristo».


Sois hombres y mujeres comprometidos a vivir en el mundo según el carisma franciscano. Un carisma que consiste esencialmente en la observación del santo Evangelio de nuestro Señor Jesucristo. La vocación del franciscano seglar es vivir el Evangelio en el mundo al estilo del Poverello , sine glossa ; tomar el Evangelio como “forma y regla” de vida. Les insto a que abrazen el Evangelio como abrazan a Jesús. Deje que el Evangelio, es decir, Jesús mismo, moldee su vida. De esta forma asumirás la pobreza, la minoría y la sencillez como señas de identidad ante todos.

Con esta identidad franciscana y secular tuya, eres parte de la Iglesia saliente. Tu lugar favorito para estar es en medio de la gente, y allí, como laicos, célibes o casados, sacerdotes y obispos, cada uno según su vocación específica, para dar testimonio de Jesús con una vida sencilla, sin pretensiones. , contento siempre con seguir a Cristo pobre y crucificado, como lo hizo San Francisco y tantos hombres y mujeres de vuestra Orden. Os animo también a salir a las periferias, a las periferias existenciales de hoy, y allí a hacer resonar la palabra del Evangelio. No os olvidéis de los pobres, que son la carne de Cristo: vosotros estáis llamados a anunciarles la Buena Nueva (cf. Lc4:18), al igual que, entre otros, Santa Isabel de Hungría, su Patrona. Y así como las “cofradías de penitentes” de antaño se distinguieron por fundar hospitales, dispensarios, comedores populares y otras obras de genuina caridad social, así hoy el Espíritu os envía a ejercitar la misma caridad con la creatividad que exigen las nuevas formas de pobreza. .

Que tu laicidad esté llena de cercanía, compasión y ternura. Y sean hombres y mujeres de esperanza, comprometidos a vivirla y también a “organizarla”, plasmándola en situaciones reales de la vida cotidiana, en las relaciones humanas, en el compromiso social y político; alimentando la esperanza en el mañana aliviando el dolor de hoy.

Y, queridos hermanos y hermanas, estáis llamados a vivir esto en fraternidad, conscientes de que sois parte de la gran familia franciscana. En este sentido, les recuerdo el deseo de Francisco de que toda la familia permanezca unida, ciertamente con respeto a la diversidad y autonomía de sus diversos componentes y también de cada miembro. Pero siempre en viva comunión recíproca, para soñar juntos un mundo en el que todos somos, y todos nos sentimos hermanos, y trabajando juntos para construirlo (cf. Encíclica Fratelli tutti , 8): hombres y mujeres que luchan por la justicia, y que trabajen por una ecología integral, colaborando en proyectos misioneros y haciéndose artesanos de la paz y testigos de las Bienaventuranzas.

Así partimos del camino de la conversión, y luego todas estas propuestas de fecundidad, que nacen del corazón unido al Señor y que ama la pobreza. Que San Francisco y todos los santos de la familia franciscana te acompañen en tu camino. Que el Señor los bendiga y que Nuestra Señora, “Iglesia virgen hecha”, los proteja. Y por favor, no olvides orar por mí. Gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.