Greccio, el Dios de los pobres y el Belén del pueblo

Las fiestas navideñas han comenzado en el pueblo, tanto con las posadas, en los arreglos de luces que alegran las casas y los barrios, en las fiestas familiares. Los aires de navidad, llegan con la música que alegra el corazón, al igual que las comidas hacen que el “pan con pollo” se comparta y ser reparta. La navidad enciende la esperanza colectiva. Esta fiesta es la Buena Noticia de que Dios se hace humanidad, se hace carne buena y débil, se hace historia y cultura en cada pueblo que habita en esta única casa.

Pesebre regalo del Vaticano al CIOFS - 2017

El Ministro General de la OFM, Fr. Massimo Fusarelli, expresó en su carta de navidad, que “Francisco nos sorprende como siempre, y nos indica el camino que lleva a Greccio, es decir, hacia los lugares remotos, alejados de las grandes rutas, para redescubrir precisamente aquí la posibilidad de un nuevo creer, también hoy rico de vida y futuro, que hay que buscar como peregrinos en la noche.” (08-12-2021).

Greccio, es el lugar donde Francisco quiso que el nacimiento de Jesús se hiciera cuerpo, aroma y colores, en una fiesta celebrada por el pueblo campesino; allí, se unió el cielo y la tierra, se encontró la sencillez con la bondad, la humildad con la alegría, y entonaron un cántico nuevo con toda la creación. Francisco de Asís, siempre buscó sentir y experimentar ese acontecimiento del Belén de los evangelios, contemplando al Altísimo y Buen Señor, que se hace un pequeño en esta historia humana. En Greccio Francisco contempló que el nacimiento de Jesús se dio en una familia pobre y migrante, que Jesús nace indefenso con solo la protección y refugio de su familia; que Jesús nace, en un territorio donde los poderosos persiguen al que estorba y asesinan al inocente.

Francisco al escenificar de manera viviente el nacimiento de Jesús, realizó una liturgia popular, con cantos que salían de la garganta de un pueblo sediento de justicia y paz, de un pueblo que esa noche en Greccio, se dejó envolver por el amor del Dios hecho humano, que busca salvar y dar vida abundante.

Francisco recreó una espiritualidad cristiana basada en el “Belén”, en el misterio de la Encarnación del Dios hecho humano, en el seguimiento de Jesús pobre y crucificado, en el anuncio de la Buena Noticia del reino de Dios que comienza con los pequeños y pobres de la historia. Una espiritualidad que se forja en los lugares periféricos y marginales de la sociedad, reconstruyendo con los pobres una iglesia en ruinas. Una espiritualidad que se surge en el encuentro amoroso con el leproso; una espiritualidad que canta con la creación un cantico nuevo, constituyendo una fraternidad con el agua, el viento y la luna, donde todos los vivientes formamos una sola unidad basada en la igualdad de ser creaturas.

A los que nos mueve el corazón la espiritualidad de Francisco y Clara de Asís, celebrar estas fiestas navideñas, tienen que inspirarnos a renovar nuestra fe en lo humano, en la humanidad y en todo lo que hace más humana la vida; a crecer en esa sensibilidad que nos humaniza y transforma, a acrecentar la libertad que nos hace ir más allá, a hacer del encuentro nuevos caminos de esperanza.

René Arturo Flores, OFM

Un comentario en «Greccio, el Dios de los pobres y el Belén del pueblo»

  • el diciembre 24, 2021 a las 10:56 am
    Enlace permanente

    Me toca y me mueve el corazón la Espiritualidad de Francisco y Clara… Hermoso mensaje, donde nos relata lo ocurrido en Greccio pero actualizado a nuestro tiempo, donde Francisco al escenificar el nacimiento viviente de Jesús, realizó una Liturgia popular, con cantos provenientes de un pueblo q clamaba justicia y paz, de un pueblo q esa noche se dejó envolver por el amor del, Dios hecho humano q busca salvar y dar vida en abundancia… Y todo esto nos debe mover a crecer en esa sensibilidad q nos humaniza y transforma y nos pone en nuevos caminos q nos acercan a toda la Creación, sobre todo a los más pobres.. . Excelente narrativa y q llega al corazón… Feliz Navidad hno. Paz y Bien.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.