Tonga afectada por el tsunami

La ONU estima que unas 84.000 personas en 12.000 hogares se han sido dañados por el tsunami del 15 de enero que se originó tras la erupción de un volcán submarino asolando al conjunto de las islas de Tonga. Aunque el número de víctimas mortales sigue siendo tres, la principal preocupación hoy es la caída de las cenizas en los cultivos, los efectos de su mezcla con el agua salada, la falta de agua potable y la aparición de enfermedades infecciosas.

El sector agrícola, incluyendo los cultivos, el ganado y la pesca, que representan una parte vital de la actividad económica, han sufrido pérdidas sustanciales. Preocupa la caída de las cenizas en los cultivos, al igual que los efectos de su mezcla con el agua salada y la posibilidad de que se forme lluvia ácida. Las consecuencias en la ganadería con la perdida de animales, las tierras de pastoreo dañadas y la contaminación del suministro de agua.

Las pesquerías que operan en las más de 170 islas que componen el archipiélago también resultaron muy afectadas. El Gobierno desaconsejó la pesca y el consumo de pescado debido a la contaminación marítima.

Hoy el programa mundial de alimentos está apoyando a los grupos de seguridad alimentaria y logística, trabajando en la evaluación de las necesidades, las prioridades y otros aspectos logísticos como respuesta humanitaria. En paralelo, activó su campaña Dona con Responsabilidad para concienciar a la gente sobre cómo puede donar de forma responsable.

Antes de este suceso el 20% de las familias de Tonga ya sufrían inseguridad alimentaria.Daños causados en la capital de Tonga, Nuku'alofa, por la erupción del volcán y el posterior tsunami del 15 de enero de 2022.UNICEF/Consulate of the Kingdom of Tonga Daños causados en la capital de Tonga, Nuku’alofa, por la erupción del volcán y el posterior tsunami del 15 de enero de 2022.

Preocupa la falta de agua potable

La Oficina Nacional de Gestión de Emergencias de Tonga y sus socios continúan con las estimaciones iniciales de daños en la isla principal, Tongatapu, así como en las islas del grupo Ha’apai. Los hogares en zonas costeras de cinco localidades de Tongatapu sufrieron daños significativos.

Igualmente, la Oficina destacó su preocupación por la falta de acceso al agua potable y la calidad de las aguas subterráneas. Aunque el suministro de agua en la capital es potable, la mayoría de la gente depende ahora del agua embotellada. Hasta que se disponga de información adicional, las autoridades desaconsejaron beber el agua de la lluvia.

Los colaboradores locales e internacionales continúan trabajando contra reloj para solventar esta situación enviando agua, equipos de depuración y de desalinización. Los efectivos de evaluación de la Oficina lograron visitar la mayor parte del país, incluidas las islas remotas y aisladas.

¿Qué impacto puede tener el tsunami en la agricultura y la pesca?

Por su parte, la FAO destacó que uno de los primeros retos es evaluar el posible impacto que la capa de ceniza que cubre partes de la isla, así como los daños del tsunami podrían tener en la agricultura y la pesca.

La caída de cenizas puede tener graves efectos perjudiciales para los cultivos y el ganado, dependiendo principalmente del grosor de éstas, el tipo y las condiciones de crecimiento del cultivo, el momento y la intensidad de las lluvias posteriores, el estado de los pastos y de los animales antes de su descenso, y la disponibilidad de alimentos y agua no contaminados.

Los cultivos de raíces, como la batata y el ñame, podrían verse afectados, mientras que los cultivos de frutas y hortalizas de todo el archipiélago también están ciertamente en peligro. Las inundaciones de agua salada también habrán afectado probablemente a las tierras de cultivo, y la posibilidad de lluvia ácida es preocupante.

El impacto previsto en la pesca también es motivo de inquietud. Aunque el consumo de pescado per cápita es algo bajo para el Pacífico (25-35 kg/año), la pesca podría convertirse en una fuente de alimentos más importante tras esta catástrofe, dados los posibles efectos de la cobertura de ceniza volcánica en la tierra que produce los suministros locales de alimentos.

“A falta de una visión completa, ya está claro que Tonga necesitará probablemente ayuda a corto y largo plazo. La FAO ya se ha puesto en marcha para asignar fondos para la evaluación de los daños y algunas medidas iniciales de respuesta», dijo Xiangjun Yao, coordinador subregional de la Organización para las Islas del Pacífico, con sede en Samoa.Camiones con ayuda humanitaria listos para salir de la ciudad australiana de Brisbane en dirección a Tonga.UNICEF/Sarah ShotundeCamiones con ayuda humanitaria listos para salir de la ciudad australiana de Brisbane en dirección a Tonga.

El principal hospital permanece activo

Otro de los principales problemas es la supervisión ante el riesgo de la aparición de enfermedades infecciosas.

Tanto el hospital como la principal farmacia de la capital están intactos y funcionan con normalidad. Sin embargo, se cuenta con reportes de daños en algunos centros de salud en Tongatapu, ‘Eua y Ha’apai.

También se manejan informaciones sobre la escasez de combustible, pero los suministros de gasolina están llegando como parte del envío regular y con cierta ayuda adicional suministrada por el Gobierno australiano.

El Aeropuerto ya está activo y los servicio de internet caído

Aunque los sistemas de conectividad internacional están mejorando gradualmente, siguen siendo limitados.

El cable submarino de comunicación, el único enlace permanente de las islas con el resto del mundo, resultó severamente dañado y está pendiente de la llegada de un barco para su reparación. Desde la Oficina se avisa que este trabajo podría tardar varias semanas en completarse. La comunicación con las islas exteriores sigue siendo muy limitada.

El Grupo de Telecomunicaciones de Emergencia del Programa Mundial de Alimentos está colaborando en el proceso de restablecimiento de las comunicaciones, especialmente de los servicios telefónicos y de internet.

Tras el cierre durante varios días del aeropuerto internacional de Fua’amotu debido a las cenizas en la pista de aterrizaje, se logró despejar todos los escombros y ya está operativo.

Los primeros vuelos de socorro procedentes de Nueva Zelanda y Australia llegaron este jueves, y un vuelo de ámbito nacional partió hacia Ha’apai, confirmando que el aeropuerto de esa localidad también estaba operativo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.