Las campanas no dejaron de sonar como reclamo

Personal de la Municipalidad de Lima Perú , con apoyo de la Policía Nacional, derrumbaron esta madrugada el cerco perimétrico del convento de San Francisco, en el marco de obras de peatonalización del Centro Histórico en la ciudad de la Lima que contempla la futura instalación del nuevo mobiliario de descanso, la renovación del piso y la integración de hallazgos arqueológicos al espacio público. Estas obras integran un documento técnico-normativo elaborado bajo las recomendaciones de la Unesco para la protección y conservación del patrimonio, cuya ejecución ha sido reconocida por dicha institución.

Ante estas acciones realizadas en horas de la noche, más de 60 frailes franciscanos se mostraron sorprendidos y las campanas de las iglesias no dejaron de sonar en rechazo a la intervención municipal. Al son d estas campanas se acercaron vecinos de la zona del Centro Histórico de Lima; los cuales vivieron momentos de violencia con la Policía Nacional al expresar su rechazo por el retiro de la infraestructura. Los residentes se oponen a que el espacio quede abierto pues temen que sea ocupado por personas de mal vivir.

El conflicto tiene dos aristas puestas a las luz, seguro otras de trasfondo. La primera de ellas es generada entorno a la reja de 145 metros instalada por la Municipalidad de Lima en 1987 para darle seguridad a las iglesias de San Francisco y el Santuario de la Señora de la Soledad, en el Centro Histórico. Sin embargo, luego de algunas décadas, y ya desde algún tiempo atrás, la municipalidad desea sacarla y abrir la plaza. Por ello el pasado 3 de diciembre de 2021, el Museo del Convento San Francisco remarcó su oposición al pedido de la Municipalidad de Lima, de retirar la reja.

Pese a que algunas de las intervenciones fueron aprobadas por el Ministerio de Cultura, ninguna cuenta con un Estudio de Impacto Patrimonial (EIP) aprobado por la Unesco. De esta manera, la Orden Franciscana señala que se vulnera lo establecido en la Convención del Patrimonio Mundial. Por ello, demandó que se cumpla con realizar un EIP, con la finalidad de medir el impacto sobre el patrimonio, así como los posibles riesgos que ponen en peligro su preservación.

Otra arista de este conflicto surge cuando los frailes señalan que no fueron notificados de esta acción y que se estaría dañando el patrimonio cultural de la nación peruana; la Comuna Metropolitana de Lima señaló que la ejecución del proyecto cuenta con autorización del Ministerio de Cultura y sostuvieron que el inicio de las obras, programado para hoy sábado 5 de febrero, fue notificado mediante un oficio dirigido por la Municipalidad de Lima a la Dirección de Patrimonio Histórico Inmueble del Ministerio de cultura y que se notificó a la Orden Franciscana y a la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad.

Fray Pedro Hurtado, dijo que esta acción, que se inició en horas de la madrugada de hoy 5 de febrero, está atentando contra el patrimonio cultural del Perú, y que no se sustenta en un estudio técnico.

«Una obra se sustenta en un estudio técnico. Ellos (la Municipalidad de Lima) no lo han presentado. Como se puede llamar obra a esto que ellos han hecho con más de 400 hombres violentamente a las 1.10 de la mañana, derribando los muros y destrozando todo. Una intervención violenta contra el patrimonio cultural es un delito».

“Ya han metido maquinaria a la plazuela y aquí tenemos bóvedas y catacumbas que son patrimonio cultural. ¿No cree que hay una afectación? Definitivamente, sí”

Otros de los frailes dijo “Nos han agarrado desprevenidos, porque no nos han enviado ninguna notificación (…) Dicen que hay una resolución, pero esto lo están haciendo a medianoche cuando todo el mundo duerme”

Por todo ello, la Orden Franciscana evalúa presentar una denuncia contra la comuna capitalina reclamando por la demolición de la reja

(Foto: César Grados/@photo.gec)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.