San Casimiro de Polonia – 4 de marzo

Casimiro nació en 1458 en Cracovia (sur de Polonia). El tercero de los trece hijos del rey Casimiro. Su madre Isabel, hija del emperador de Austria, se esmeró en la formación católica de sus hijos. En una carta a una amiga enumera las cualidades que debe tener una buena madre.

1458-1484 Fiesta: 4 de Marzo Etimología: Del polaco, «Casimiro»: (Kas: imponer, Mir: paz)»el que impone la paz».

Hijo del rey de Polonia, nació el año 1458. Cultivó de manera eminente las virtudes cristianas, sobre todo la castidad y la caridad con los pobres. Gran defensor de la fe, tuvo particular devoción a la eucaristía y a la Virgen María. Murió tuberculoso el año 1484 en Grodno (antigua Polonia) y está enterrado en Vilna (Lituania).

Casimiro tuvo además dos grandes maestros:

Catedral de Vilnius.

El Padre Juan, polaco con gran fama de santidad y sabiduría. Escribió: «Casimiro es un joven excepcional en cuanto a virtud» y el profesor Calímaco, gran sabio que había sido secretario de Pío II. Según Calímaco: «Casimiro es un adolescente santo». Según los biógrafos de Casimiro, su más grande anhelo y su más fuerte deseo era siempre agradar a Dios.

Para eso trataba de dominar su cuerpo, antes de que las pasiones sensuales mancharan su alma. A pesar de ser hijo del rey vestía sencillamente. Se mortificaba en el comer, en el beber, en el mirar y en el dormir. Muchas veces dormía sobre el puro suelo y se esforzaba por no tomar licor. Si tomamos en cuenta que vivía en un palacio donde el ambiente invitaba a la vida fácil, podremos entender la virtud de este joven santo.

El centro de su devoción era la Pasión y Muerte de Jesucristo la cual meditaba a profundidad paso a paso. Era también muy devoto de Jesús Sacramentado. Mientras por el día ayudaba a su padre en el gobierno del reino, de noche pasaba horas de adoración. Demostró también gran amor a los pobres. La gente se admiraba de que siendo hijo de un rey, nunca ni en sus palabras ni en su trato se mostraba orgulloso o despreciador con ninguno, ni siquiera con los más miserables y antipáticos. Según el biógrafo enviado por el Papa León X, la caridad de Casimiro era casi increíble, un verdadero don del Espíritu Santo. Entregaba a los pobres no solo bienes materiales sino también su tiempo, sus energías, su inteligencia y su influencia respecto a su padre. Prefería siempre a los más afligidos, a los más pobres, a los extranjeros que no tenían a nadie que los socorriera, y a los enfermos. Defendía a los miserables y por eso el pueblo lo llamaba «el defensor de los pobres».

Su padre quiso casarlo con la hija del Emperador Federico, pero Casimiro dijo que le había prometido a la Virgen Santísima conservarse en perpetua castidad.

Los secretarios y otras personas que vivieron con Casimiro confirman que lo más probable es que este santo joven no cometió ni un solo pecado grave en toda su vida. Casimiro llegó, como San Luis Gonzaga, San Gabriel de la Dolorosa, San Estanislao de Koska, San Juan Berchmans y Santa Teresita de Jesús, a una gran santidad, en muy pocos años.

Se enfermó de tuberculosis, y el 4 de marzo de 1484, a la edad de 26 años, murió santamente dejando en todos los más edificantes recuerdos de bondad y de pureza. Lo sepultaron en Vilma, capital de Lituania.

A los 120 años de enterrado abrieron su sepulcro y encontraron su cuerpo incorrupto, como si estuviera recién enterrado. Ni siquiera sus vestidos se habían dañado, y eso que el sitio donde lo habían sepultado era muy húmedo. Sobre su pecho encontraron una poesía a la Sma. Virgen María, que él había recitado frecuentemente y que mandó que la colocaran sobre su cadáver cuando lo fueran a enterrar: «Cada día alma mía, di a María su alabanza. En sus fiestas la honrarás y su culto extenderás…»



San Casimiro trabajó incansablemente por extender la religión católica en Polonia y Lituania. Sin duda su intercesión desde el cielo mantiene a estas naciones firmes en la fe, a pesar de grandes dificultades.

Fue canonizado como santo por el Papa Adriano VI en 1522. Casimiro es el santo patrón de Polonia y Lituania, y la devoción por él sigue siendo fuerte incluso hoy. . Se informó de muchos milagros en su tumba, que despertaron la devoción popular y una causa de santidad. 

Se lo representa con traje polaco, corona, cetro, palma, joyas y crucifijo. El cuadro usado como imagen principal de este artículo que se encuentra en la catedral de Vilna, muestra al Santo con dos manos derechas. Una leyenda dice que un pintor pintó una nueva mano y pintó afuera la vieja mano, pero milagrosamente la vieja reapareció. Otra leyenda dice que la tercera mano fue un resultado de la hospitalidad del santo.

Algunos de sus milagros incluyeron los siguientes:

  • Su cuerpo estaba intacto e incorrupto cuando su tumba fue abierta en 1602 y 1604. Esto es visto como milagroso y una señal de santidad por los católicos.
  • Un icono de San Casimiro se considera milagroso porque se hicieron cambios en la pintura y milagrosamente reaparecieron los colores de la versión original.
  • El milagro del Daugava atribuido a Casimiro permitió que 2.000 soldados cruzaran el río de forma segura, lo que obligó a los moscovitas a retirarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.