La señal por la que os conocerán – 5º de Pascua

La señal por la que os conocerán - 5º de Pascua

La señal por la que os conocerán. El otro día fui a san Isidro, que, por cierto, hoy celebramos su fiesta; y mientras subía la cuesta, habían puesto diversas casetas para las fiestas. Desde lejos se podía ver el color de algunas de ellas, y desde la distancia, se puede identificar el partido que era: azul, rojo, morado, naranja, verde… En un partido de fútbol, enseguida sabes quién es forofo de cada equipo según el escudo o el color de la camiseta… Ayer fue Eurovisión, y por el color de las banderas, en seguida se sabía quién era de cada país…

¿Y cómo nos conocerá o nos identificará la gente? ¿Cómo puede saber una persona que yo soy cristiano? Jesús hoy nos lo deja bien claro: el amor será la señal por la que os conocerán. Pero, claro, a veces no tenemos tiempo para acordarnos de esta señal y así nos va. Cuando nos enfadamos, prima el que el otro se dé cuenta de mi enfado; si el otro habla mal de mí o me hace algo, prima el devolvérselo; si veo que alguien necesita ayuda, prima primero si tengo tiempo o no me supone mucho… ¿No habéis encontrado a personas que da gusto estar con ellas, estar a su lado? ¿Personas que parecen que iluminan o alegran allí donde estáis solo con su presencia? Ojalá poco a poco nos vayamos dando cuenta que esto de ser cristiano no consiste solo en echarnos agua de pequeños, de ir a misa los domingos y poco más… Ser cristiano es nuestra forma de ser y nuestra forma de vida. Deja que Jesús empape toda tu vida, para que allí donde vayas ilumines con su Luz. Que a través de tus palabras, gestos y acciones la gente reconozca el amor propio del cristiano, el Amor con el que también conocemos a Dios. 

Lectura del santo evangelio según Juan 13, 31-33a. 34-35

Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros
Cuando salió Judas del cenáculo, dijo Jesús: «Ahora es glorificado el Hijo del hombre, y Dios es glorificado en él. Si Dios es glorificado en él, también Dios lo glorificará en sí mismo: pronto lo glorificará.
Hijos míos, me queda poco de estar con vosotros.
Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros; como yo os he amado, amaos también entre vosotros. La señal por la que conocerán todos que sois discípulos míos será que os amáis unos a otros.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *