Seguir caminando en defensa del agua

Para las infancias y las adolescencias, solamente el cuidado del agua sin megaminería.

Las Asambleas Mendocinas por el Agua Pura repudiamos la intención de incluir, en la currícula escolar, contenidos sobre megaminería, por parte de cámaras empresarias del sector. El Estado no puede, ni debe avalar tal cosa. Desde hace tiempo venimos escuchado falacias tales como la de “minería sustentable”, lo cual contradice el más elemental sentido común, por ser una actividad basada en la extracción de bienes naturales no renovables.

Ante el rechazo de la mayoría de la sociedad mendocina a la megaminería, evidenciado contundentemente en 2019 con la defensa de la Ley 7722, el lobby megaminero (gobierno, medios hegemónicos, empresarios, sindicatos involucrados) ha redoblado su discurso corporativo de desinformación. Proponen una supuesta ampliación de oportunidades, con la megaminería como salida para la crisis económica y social que padecemos como pueblo. Receta esta de la que conocemos sus resultados en las comunidades afectadas por sus consecuencias a lo largo y ancho del país y el continente: contaminación, pobreza, desigualdad, represión, hostigamiento, persecución, y criminalización de la protesta social.

Ahora parece que la propaganda mediática resulta insuficiente, por eso pretenden adoctrinar y bajar línea a través de la educación pública. Saben que el ámbito de la educación es fundamental, que las aulas son históricamente espacios de defensa del agua, y un lugar para empezar a abrir las puertas hacia una nueva conciencia que genere alternativas en tiempos de cambio climático y crisis hídrica. Hace años que los docentes enseñan sobre el cuidado del agua y del ambiente.

Ante su intención de imponer contenidos educativos a través de la Dirección General de Escuelas, y efectuar capacitaciones docentes para las cuales no tienen funciones ni atribuciones, les recordamos que las aulas son del pueblo y en ellas se genera la conciencia del agua, a pesar de que estamos proscriptos en los colegios. No hay dos campanas cuando el poder empresario-mediático-gubernamental es la única voz autorizada.

Denunciamos esta estrategia que atenta contra la educación pública, desconociendo las leyes educativas y su historia, que incluye aprendizajes prioritarios sobre el agua, el aire y el suelo, y sus interrelaciones naturales y sociales, en el marco de la conciencia ambiental. Repudiamos el silencio y la aceptación cómplice del Gobierno Provincial que no ha respondido a este intento de intromisión sectorial que tiene solamente intereses económicos sobre la educación liberadora de nuestros hijos.

Los movimientos asamblearios, de muy heterogénea conformación, nunca hemos intentado modificar arbitrariamente los contenidos de la educación. Sabemos y respetamos que son las leyes, como la Constitución Nacional, las que nos obligan al cuidado: «Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras; y tienen el deber de preservarlo». (Artículo 41)

Apelamos a la comunidad educativa a que siga caminando en la defensa del agua, para liberarnos de la megaminería, el fracking, y las demás variantes del extractivismo, cada vez más agresivos, que invaden nuestra sociedad. En nuestras aulas, NO. Siempre priorizaremos el cuidado del AGUA, como hijos que somos de ella. La integralidad de los contenidos escolares (que sí incluyen minería, señores) no puede estar atada a intereses económicos corporativos. Un nuevo sentir, pensar y nuevas acciones son necesarias, porque el extractivismo no es el camino.

EL AGUA Y LA EDUCACIÓN DE MENDOZA NO SE NEGOCIAN!!!

Comunicado de AMPAP – Mendoza, 28 de mayo de 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.