He venido a prender fuego a la tierra

He venido a prender fuego a la tierra

He venido a prender fuego a la tierra. Las palabras de Jesús parecen una amenaza. Pero mucho más alejado de la realidad.

A veces vamos por la vida adormecidos, atontados, despistados… como si las cosas que ocurren en el mundo no fuera con nosotros. A veces echamos «balones fuera»: «que lo arregle el cura», «eso es cosa de la iglesia», «eso tiene que hacerlo el presidente», «eso es culpa del alcalde»… O incluso a veces nos hemos acomodado tanto que ponemos miles de excusas a nuestro compromiso con los demás y es cuando llegan los «esques»: «es que soy muy mayor», «es que soy muy joven», «es que hoy estoy cansado», «es que mañana tengo un examen», «es que…».

Nos hemos vuelto fríos, y, por eso, Jesús quiere prender fuego en nuestro corazón, para que ardamos de nuevo, para que nos llenemos de Él y podamos ponernos de nuevo manos a la obra con los 5 sentidos: No eres ciego, mira la realidad que te rodea; no eres sordo, escucha las necesidades de los demás; no eres mudo, denuncia las injusticias; no eres manco ni cojo, actúa y ponte en acción, pon tus cualidades al servicio de los demás… Y, aunque a veces seas incomprendido, criticado, señalado… piensa que lo que haces, lo haces desde el corazón, un corazón ardiente, un corazón lleno de Dios.

 

Lectura del santo evangelio según san Lucas 12,49-53
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«He venido a prender fuego a la tierra, ¡y cuánto deseo que ya esté ardiendo! Con un bautismo tengo que ser bautizado, ¡y qué angustia sufro hasta que se cumpla!
¿Pensáis que he venido a traer paz a la tierra? No, sino división. Desde ahora estarán divididos cinco en una casa: tres contra dos y dos contra tres; estarán divididos el padre contra el hijo y el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contra la madre, la suegra contra su nuera y la nuera contra la suegra».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *